Conéctese con Nosotros

COLUMNISTAS

El probador

El probador, fragmento de la novela ‘El miserere de los cocodrilos’, de la escritora Mercedes Rosende, columnista colaboradora de EL ECO.

Publicado

el

Mercedes Rosende

Hola Úrsula, bienvenida al mundo de los gordos, donde todos los espejos te dan malas noticias. Pienso: el sobrepeso llegó sigilosamente, casi sin que me diera cuenta. No, no es cierto que no me diera cuenta, un día te aprieta un botón, otro día te cuesta un poco cerrar el cierre, y ninguno de esos datos tomados en forma aislada significan nada: la menstruación te hincha, son gases, retención de líquidos, ¿no tendré un fibroma? Hasta hace poco tiempo el médico encontraba equilibrada mi relación peso-altura; está en un percentil saludable, decía. ¿Cuándo fue que la salud empezó a ser más importante que la belleza? ¿Después de los setenta, setenta y cinco kilos? ¿Desde cuándo a alguien le importa tener cintura, piernas, caderas saludables? – ¿Cómo le quedó? –escucho gritar a la vendedora. –No me entra, ¿me traés un talle más? –No, no tenemos, ese era el más grande. Paf, recibo el sopapo. Un calor súbito trepa por mi pecho y la cara, las orejas me arden. El vestido, que no bajó más allá de la cintura, queda trabado entre las axilas y la cabeza al intentar sacarlo, y la tela espesa me sumerge en una oscuridad sin aire. Hago fuerza, tiro hacia arriba, trato de liberarme, agito los brazos, mis codos empujan, la puta que la parió a la vendedora, ¿cómo que no hay otro talle?, las nalgas golpean contra las paredes de madera del probador que de pronto me aprietan, me comprimen, me ahogan. No logro sacarme el vestido, no veo nada y me falta el aire, la transpiración me moja la espalda, el pecho, este trapo de mierda no sale, por Dios, ¿por qué no sale?, tironeo con más fuerza y ya sin pensar en las costuras pero pensando en la mujer que está ahí fuera, la bronca, las ganas de llorar y salir y tirarle el vestido en la cara, hago fuerza, tiro y tiro, me lo arranco, cruje el hilo roto, la tela desgarrada. Emerjo y respiro. Respiro. Me veo en el espejo bajo esa luz impiadosa: agitada, una mujer enrojecida, los ojos desorbitados, jadeante, desgreñada, que desborda en su ropa interior. Mirate, Úrsula, mirate con atención. Esos rollos a la luz de estos 500 watts, el panículo de grasa que la iluminación resalta y dramatiza, que el sudor hace brillar. ¿No te reconocés? Hola, te presento: sos la gorda. Ese pliegue debajo de tu rostro es tu papada, ese bulto en medio de tu cuerpo es tu panza, por detrás hay un gran culo. Nadie puede querer a una gorda, me susurra papá. El espejo, la luz que cae sin clemencia sobre el cuerpo, una mujer pasada de peso en ropa interior. Basta, no miro más. Me visto como puedo, los dedos torpes abrochan botones en ojales equivocados. La cartera cae al suelo y ruedan monedas, pañuelos, peines, una barrita de cereales, chocolates mordidos y mal envueltos. Recojo todo, me acomodo el pelo. Que no esté la vendedora, que no esté parada ahí, que se haya ido a venderle a otra su ropita de Liliput. Abro la puerta, salgo con el vestido en la mano, la vergüenza hecha un ovillo en mi puño. Busco con la mirada: la vendedora muestra un pantalón blanco a una mujer de mi edad, alrededor de los cuarenta. Ella se lo mide sobre la ropa, lo apoya sobre sus caderas, delgadas, perfectas. A esas caderas no les importa el percentil ni la relación peso-altura. Adivino la pregunta que le hace a la vendedora. ¿Me quedará bien, será mi talle? La vendedora asiente, mohín, sonrisa, estás en el sitio indicado, baby. La gordura llegó sin que me diera cuenta, decía. Mentira. La culpa la tienen los materiales con que fabrican la ropa: lycra, elastano, spándex, esos tejidos hacen que un talle 44 se transforme en un 46 y hasta en un 50, sin que la usuaria advierta cambios. La grasa se expande y la contiene el spándex; silencioso, artero, disimula el rollo, camufla con comodidad el mondongo incipiente. ¿La gordura llegó sin que me diera cuenta? Mentira. Verdad: los elásticos confunden y nadie se mira tanto al espejo después de los cuarenta. Y si te mirás, la miopía, generosa, tiende un manto difuso a la imagen, una aureola de normalidad o al menos de indefinición y de sombra. Mentira, más mentiras, siempre supe que sería gorda. Aun sin serlo. Papá trató de advertírmelo, y la tía Irene… Pobre tía Irene. Antes de huir de la tienda miro alrededor. Es día de liquidación, el local está lleno de mujeres que revuelven un mar de blusitas, remeritas, shorcitos que lucirán sobre sus cuerpitos este verano. Hurgan en estantes, canastos, encuentran algo de su talle que sacaron de debajo de un revoltijo, corren a los probadores con el botín, esperan su turno en la fila. Charlan y ríen, se miran, se reconocen entre ellas: la cofradía de las bellas. Las miro desde la puerta y con el vestido en la mano; quiero tirarlo al suelo, pisotearlo, gritar que no me importa nada si me entra o no esa ropa de porquería, esos trapos de mierda, salir y pegar un portazo. Camino despacio, dejo el vestido sobre el mostrador, musito una disculpa al aire, a la nada, no quiero verles las caras, no quiero mirarlas, me voy en silencio por la puerta de adelante, como si fuera la de atrás.

Ella es…
Mercedes Rosende, Montevideo. Columnista colaboradora de EL ECO. Escritora, varias veces premiadas por sus novelas policiales. Licenciada en Derecho. Escribana pública. Magister en Políticas de Integración. Escribana pública. En su calidad de experta en procesos electorales actúa como veedora en actos electorales en países Latinoamericanos. ‘El probador, es un fragmento de su novela ‘El miserere de los cocodrilos.

- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -

ÚLTIMAS NOTICIAS

SOCIEDAD12 horas atrás

Qué piensan los políticos Sánchez y Camy sobre el precio de la pasta para dientes

Con un precio que en el momento más álgido de la diferencia cambiaria con Argentina rondaba las cinco veces el...

POLÍTICA13 horas atrás

Precandidata Cosse de recorrida en el departamento de Colonia

El 25 de abril visitará la zona portuaria de Nueva Palmira la precandidata a la presidencia de la República por...

POLICIALES13 horas atrás

Le sacaron 388 dólares y 89.916 de su tarjeta de crédito

“El 14 de abril, se presentó un ciudadano y denunció que constató que con su tarjeta de crédito realizaron compras,...

POLICIALES14 horas atrás

Estafaron a mujer en 40 mil pesos cuando pretendió vender una cartera

El hecho se registró en Nueva Palmira. El pasado 12 se presentó en la seccional policial palmirense una mujer para...

POLÍTICA14 horas atrás

Volvió Alfredo Sánchez, el “alcalde de las mil gauchadas”

Ya tiene comité y se prepara para dar pelea electoral, manteniéndose con la Lista 22. Se trata de Alfredo Sánchez,...

POLICIALES15 horas atrás

El Pampa atrapa: A la cárcel por robar un lechón

Un hombre que residía en la localidad de Agraciada  terminó en la cárcel por robar un lechón. Cometió el ilícito...

CULTURA15 horas atrás

Con pinceladas de Marité: El homenaje al artista plástico Alfredo Della Santa

Cuatro óleos de Alfredo Della Santa están en “museo a cielo abierto” de Nueva Palmira, gracias a la intervención de...

POLÍTICA16 horas atrás

Trascendental: Políticos se comprometieron a no dar información falsa en campaña electoral

Por una campaña electoral sin información engañosa de políticos a periodistas y a la ciudadanía, se renovó el pacto ético...

SOCIEDAD16 horas atrás

Cambio de sacerdotes en dos parroquias del departamento de Colonia

Dos comunidades de la iglesia católicas tendrán cambio de sacerdotes, Edgardo Rodríguez pasará a Rosario, e Ignacio Muñoz a Carmelo....

SOCIEDAD2 días atrás

Más inversiones y acuerdo con la Universidad Tecnológica para las carreras de ingenieros y técnicos

Angeliki Frangou, principal de Navios Logistics, anunció la expansión de Navios en la zona franca de Nueva Palmira y posible...

MÁS LEÍDAS

// REDACCIÓN NUEVA PALMIRA // Dirección: Uruguay Casi Argentina Teléfono: +598 4544 6815 // REDACCIÓN CARMELO // Dirección: Zorrilla 294 Teléfono: +598 4542 4480