Conéctese con Nosotros

COLUMNISTAS

De autocríticas y otros asuntos

Publicado

el

Luis Lacalle y Daniel Martínez

David Rabinovich, periodista. ¿Puede hablarse de un clamor a favor de la necesidad de una profunda autocrítica por parte del Frente Amplio? No hay duda del reclamo de una explicación, a derechas e izquierdas, sobre el porqué perdió las elecciones. A ese respecto vayan algunos apuntes.
I) Los Comités de Base territoriales, poderosa herramienta en el trabajo político de base, ya sean territoriales o funcionales, han sido seña de identidad del FA y puerta de entrada a la participación de militantes independientes. En la medida que gastan gran parte de su esfuerzo en la disputa por espacios de poder a la interna del FA, los comités dejan de desplegar la tarea política para la que fueron concebidos. Así, se vacían de vida política y de gente.
II) Con más de 30 grupos políticos que no responden a realidades ideológicas o representativas de intereses diferentes, sujeto a las reglas que impone la práctica de resolver por consenso, el Frente ha perdido agilidad y coherencia para la toma de decisiones.
III) El tiempo, los años, las tareas de gobierno sacaron de la ‘interna diaria’, algunas de sus mejores “cabezas políticas”. En los órganos superiores de dirección del FA no están los principales referentes de cada sector. Los debates internos se empobrecen. Las ‘bancadas’ deciden por sí y ante sí. Tenemos por lo menos tres niveles que giran en distintas órbitas y cuyo contacto se produce en el ámbito de Plenarios y Congresos que resuelven cosas cuya instrumentación dejan en manos de… nadie. Vaya como ejemplo emblemático la tan necesaria como postergada Reforma Constitucional aprobada por el Frente en Congreso.
IV) En el mismo sentido que lo anterior. Hay que revisar por qué y con qué consecuencias se aprueban leyes, buenas leyes, que luego no se instrumentan. Valga como ejemplo de ello la surgida en el intento de democratizar las comunicaciones. La Ley de Medios en lo que tiene que con la concentración de su propiedad o con su tenencia por parte de extranjeros. O la Ley para las ‘Radios Comunitarias’ cuyo ‘fomento’ quedó en un muy lejano debe.
V) En materia de comunicaciones, no tuvimos estrategias propias, ni construimos medios adecuados para que las ideas y las realidades circularan con el debido respeto a diferentes sensibilidades o a la diversidad de situaciones. Por eso soportamos –sin capacidad de respuesta- el fuego mediático que mostraba una realidad de ‘crisis permanente’ y casi nunca un logro, acierto o avance. Por eso soportamos inermes, un relato que instaló el actual gobierno: ‘estamos peor que en el 2002’, ‘la corrupción y la mala administración fueron la norma’. Mientras, el mismo gobierno hace propaganda en el exterior en base a lo que se construyó durante los 15 años de gobiernos progresistas.
VI) El desempeño electoral del Frente en los departamentos del interior debería tener su capítulo relevante en cualquier balance que se pretenda autocrítico. ¿Por qué no se retienen departamentos en que se gana y se gobierna notoriamente mejor que los PP. TT.? Me surge como ejemplo Maldonado. ¿Cuánto pesó la disputa entre El Flaco y el Doctor? Casos distintos pueden ser Florida y Treinta y Tres donde candidatos populares ganaron por única vez.
Las demandas, desde tiendas conservadoras, supongo que sólo tienen el objetivo de sembrar cizaña en el FA, dañar su mística unitaria y por medio de la promoción de virulentos debates internos, bloquear sus posibilidades de futuro.
Desde la izquierda no frenteamplista, el pedido de un proceso autocrítico se solapa con la necesidad de reafirmar decisiones personales de abandonar el frenteamplismo. Se trata de militantes cuyas (legítimas) diferencias con los dirigentes del FA los fueron alejando hasta llegar al punto de ruptura. Estos compañeros, hoy participan de pequeñas organizaciones cuasi testimoniales, militan a nivel social o encontraron refugio en ámbitos académicos.
Podría haber otro grupo, de “ex izquierdistas” que hoy están en la Coalición Multicolor y cuyas motivaciones se nutren –supongo- de complejos mal resueltos y/o de intereses personales.
Me parece necesario distinguir entre lo que pueden ser críticas (en las que incluyo esos reclamos de autocrítica) y el análisis que se haga desde el compromiso y la militancia frentista. Incluso acá se podría distinguir la autocrítica de los militantes de la que pueden hacer quienes tuvieron responsabilidades, poco importantes o de la mayor relevancia.
Este aporte al análisis autocrítico, que intenta entender las razones de la derrota electoral del FA en 2019, se desarrolla entonces con las limitaciones lógicas de quién no tuvo responsabilidad alguna en el gobierno y muy poca, en tareas de dirección intermedia dentro de la coalición. En definitiva, quiero aclarar que esta es mi autocrítica, porque no sé si puede instrumentar una ‘colectiva’ en las actuales circunstancias del Frente.
Los revolucionarios, los reformistas, los comunistas y los socialistas, los demócratas cristianos, los batllistas y los blancos progresistas, encuentran en el Frente Amplio un amplio cauce para que “voten juntos los que piensan parecido”. Un proceso de avance electoral con base el fortalecimiento de una suerte de nuevo ‘frenteamplismo’ más inclusivo y menos ‘ideologizado’ quizá, pero políticamente balcanizado.
El fracaso económico y social del segundo gobierno de Julio María Sanguinetti y la debacle del de Jorge Batlle, encuentran una región –cansada de la injusticia, las desigualdades y los negocios turbios de sus gobernantes- propicia a los experimentos ‘progresistas’ que se multiplican. A pesar de la reforma constitucional que posterga un período la asunción del FA al gobierno, la izquierda gana las elecciones del 2004, las del 2009 y las del 2014. Gana, pero de forma cada vez más ajustada. A los balotages concurren blancos y colorados juntos siempre.
En ese proceso Uruguay, como otros países de la región, se polariza de forma cada vez más clara. El clima de época ha cambiado, el progresismo tiene viento en contra, la crisis económica del 2008 y sus consecuencias, se hacen sentir en el panorama político regional. Cae Dilma, ganan Macri y Piñera. A la ola progresista le sigue una conservadora. El Frente no supo leer con claridad las señales.
La derecha fue imponiendo su relato y la izquierda no supo construir el suyo. Además, en materia de comunicaciones, siempre fuimos conscientes de tener una gran debilidad, pero demasiado cantidad de veces cada sector apostó por su medio, publicación o espacio en desmedro de la posibilidad de construir medios de comunicación fuertes con sensibilidad de izquierda.
Agrego una advertencia inteligente con la que me encontré: “Lo que tranquiliza a las distintas alas de la militancia del send y el enter, no le hace cosquillas a la realidad.” [www.elcohetealaluna.com]
A partir de un largo proceso de acumulación social que deviene en política y otro político que gana peso electoral surge y se consolida el FA. Para ganar aliados, aumentar su base social y llegar a ser la mayoría contra blancos y colorados, siempre unidos para el ‘balotage’, el ‘frentismo’ lima las aristas más filosas de su programa original.
En la Declaración Constitutiva del 5 de febrero de 1971, el Frente Amplio, se define como “fuerza política de cambio y justicia social, creación histórica permanente del pueblo uruguayo, de concepción nacional, progresista, democrática, popular, antioligárquica y antiimperialista”. El Frente no es ‘socialista’, no se presenta como una alternativa al sistema capitalista, pero sí se define ‘anti’ la oligarquía y el imperio. No es poca cosa.
Cuando la profundización de la democracia, la construcción de un progreso inclusivo, la defensa de los intereses nacionales y populares, chocan con los estrechos márgenes que impone el sistema, en el seno de la izquierda se agudizan diferencias y aparecen contradicciones nuevas. Para tramitar los conflictos que origina la oposición de los ‘derechos’ del trabajo con los ‘derechos’ del capital, la falta de una definición antisistema se vuelve un dique de contención insalvable.
La amplitud de su base social genera contradicciones a la interna de ‘la coalición’ de partidos políticos, que para manejarlas, frena el desarrollo y limita todo lo que puede el peso del ‘movimiento’. Pero si la desmovilización aplaca los debates internos y permite al gobierno ‘progresista’ imponer medidas que no son parte de la sensibilidad de izquierda, deja inerme la defensa de las mejores políticas, de los cambios más importantes y de derechos y libertades que a las derechas les produce escozor.
Los sectores medios, que han visto mejorar sustancialmente su situación social y económica en 15 años de gobiernos progresistas, viven muy diferente que los precarizados de la economía. Los trabajadores quince o ’veintemilpesistas’, son -muchos de ellos- empleados de estos sectores de clase media. Mientras éstos, en tanto mejoran su situación, se distancian de los objetivos de justicia e igualdad para adoptar pautas de consumo, niveles de vida, que responden a la cultura de las clases altas.
La coyuntura internacional, con alta demanda de nuestros productos básicos y muy buenos precios lo permitió y la sociedad en su conjunto disfrutó de los beneficios de un PBI (Producto Bruto Interno) que pasó de 10 a 50 mil millones de dólares. Subieron los salarios, bajó la pobreza y casi desapareció la miseria extrema (en términos de ingreso) sin que dejara de crecer las ganancias y el patrimonio de las clases altas. Beneficios nunca vistos fueron ofrecidos a los inversores por gobiernos de izquierda. La conciliación de clases duró mientras se mantuvo la coyuntura económica internacional.
El primer elemento que destaco para un balance autocrítico es la debilidad de un modelo alternativo poco explicitado y el apego a las leyes y exigencias de los mercados. Muchos compañeros nos preguntamos, en esos años, por el modelo de desarrollo endógeno y sustentable que diera otra perspectiva al proceso de cambios.
En 15 años el Uruguay cambió mucho y de forma diferente a lo que sucedió en la región y el mundo. El Frente fue mejor administrador del capitalismo que gobiernos más liberales, fue más ‘prolijo’ en materia de gestión pública. La falta de una política comunicacional adecuada le impidió contraponer la descripción de la realidad al relato de Uruguay país en crisis ¡peor que en 2002!
¿Cuánto de los mejores resultados obtenidos se debe a la existencia de sectores organizados de la sociedad. A la Central de Trabajadores y otras tantas organizaciones populares, al movimiento feminista y otros que surgen para representar sensibilidades que reivindican el derecho a vivir bien?
Para no perder del todo el humor ¿se puede afirmar que en el Frente, como en cualquier manicomio, no están todos los que son, ni son todos los que están? O como dice Mempo: “…el mejor modo de defender a nuestro gobierno no es tragando sapos sino señalando dónde están y cómo operan los sapos, que no es lo mismo.”
1 En diciembre de 2004, Congreso Héctor Rodríguez, el FA estudiar las modificaciones de las normas constitucionales y legales. Un Plenario, en 2015, decidió avanzar a partir del documento “Consensos, avances y coincidencias”, que elaboró la Comisión para el Análisis de los Contenidos de una Reforma Constitucional a Impulsar por el Frente Amplio (FA).

- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -

ÚLTIMAS NOTICIAS

CULTURA8 min atrás

La ventana indiscreta

Por Ada Vega, escritora, columnista de EL ECO. Todos los días, al atardecer, pasaba el hombre caminando por la vereda...

COLUMNISTAS21 min atrás

A Felicidade

“Unos 200 chilenos con heridas en los ojos por disparos de carabineros” titulaba El Tiempo de Chile. Y en la...

POLÍTICA41 min atrás

Prórroga de subisdio por enfermedad a mayores de 65 años de edad

El gobierno nacional dispuso una prorroga hasta el 31 de agosto atendiendo las personas enfermas mayores de 65 años, así...

SOCIEDAD1 hora atrás

La casa “en las dunas” en construcción de Lorena Ponce de León

El periodista de investigación, Antonio Ladra, primero se preguntó de quién sería la casa que se está construyendo sobre las...

POLÍTICA2 horas atrás

María de Lima lanza candidatura de Moreira en Rosario

Este miércoles 5 será el acto de lanzamiento de Carlos Moreira intendente, por la lista 18904 que lidera la exalcaldesa...

SOCIEDAD2 horas atrás

Jerarca de OPP anunció quitas de beneficios a Montevideo y Canelones para repartir “en el interior profundo”. Vea el video

El subdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto José Luis Falero señaló en Colonia que la descentralización señalada por...

POLÍTICA2 horas atrás

Planchón arrancó carrera a la intendencia: será “celoso administrador” y las obras “se harán una vez y bien hechas”. Vea el video

El candidato a la intendencia de Colonia por el Partido Nacional, Ricardo Planchón dijo que “es hora de cambiar” en...

SOCIEDAD18 horas atrás

Piden informes por iluminación de cartel político en acceso a Carmelo

Un pedido de informes sobre la situación del cartel que se encuentra al ingreso por el puente giratorio y que...

POLÍTICA18 horas atrás

No se las dejaron pasar…, jueces rechazan expresiones de Manini Ríos

Mediante comunicado este lunes 3 (ver más abajo), la Asociación de Magistrados del Uruguay rechaza las críticas al Poder Judicial...

SOCIEDAD18 horas atrás

“Guardemos distancia, también en las redes” (vea el video)

El uso de las redes sociales por parte de niños y adolescentes son un arma peligrosa para la integridad de...

MÁS LEÍDAS

// REDACCIÓN NUEVA PALMIRA // Dirección: Uruguay Casi Argentina Teléfono: +598 4544 6815 // REDACCIÓN CARMELO // Dirección: Zorrilla 294 Teléfono: +598 4542 4480