Conéctese con Nosotros

COLUMNISTAS

Nunca es suficiente, por Mercedes Rosende

Publicado

el

Mercedes Rosende

Nunca se es demasiado rica ni demasiado delgada” (Wallis Simpson, duquesa de Windsor)

Te lo dicen los amigos, te lo dicen los medios y las redes sociales, el cine, la publicidad y tu familia, y en algún momento el pensamiento empieza a ser obsesivo. El espejo, que debería ser un objeto neutral en tu vida, empieza a recordártelo una y otra vez: estás gorda. El siguiente paso es buscar el alivio, un producto, una dieta milagro que te haga perder lo que creés que te sobra. Pero veamos, ¿te sobra, realmente?

El cuerpo es uno de los objetivos personales más relevantes en las sociedades posindustriales, una parte fundante de nuestra subjetividad. Vivimos en un mundo obsesionado con el cuerpo, con el culto a la delgadez, a demostrar buen estado físico y buena salud. Tributarios de esa obsesión, hemos pasado la vida haciendo dietas, obsesionados con tener determinada imagen, intentando moldear nuestra naturaleza, proponiéndonos metas imposibles para nuestra edad o complexión, haciendo sacrificios indecibles para… ¿para qué, exactamente?

La industria de la belleza, como una zanahoria puesta delante de los ojos, nos muestra el modelo para que, en un intento por alcanzarlo, compremos tratamientos, cirugías, dietas, alimentos, cosméticos, ejercicios. La sociedad alienta a los individuos a construirse una eterna juventud y delgadez, a rechazar lo decadente, gordo, viejo o discapacitado. No hay trabajo para los viejos o feos, no hay talles de ropa ni espacios en el transporte para los gordos. Nadie quiere a los disidentes, de manera solapada o deliberada se los excluye. Surge así la culpa y la vergüenza, hasta un impulso agresivo contra el propio cuerpo, un impulso cercano a la autodestrucción que puede terminar en patologías como ansiedad o depresión, en trastornos como anorexia o bulimia.

Detrás de la condena social a los kilos (parece muy relativo agregar “de más”) hay al menos tres argumentos con los que nos bombardean. Primero, el estético, muy poderoso en una cultura en la que la belleza (y otras cualidades asociadas, como el éxito o la felicidad) está resumida en la delgadez. Lo gordo es lo feo, lo gordo es todo lo que debemos evitar. En segundo lugar, el argumento moral: la gorda es gorda porque quiere, porque no tiene disciplina, porque no tiene la voluntad de transpirar en un gimnasio ni se sobrepone al deseo de comer. Y, por fin, el argumento estrella y definitivo: estar gorda es malo para la salud. Pero ¿es necesariamente así? ¿La balanza es determinante en todos los casos?

No mentiríamos si culpáramos a la sociedad de consumo, al mercado de la moda, la cosmética y la alimentación, a ese ideal utópico de belleza que nos obliga a ser flacas, jóvenes y bellas, si culpáramos al modelo poco realista que nos impulsa a parecer una mezcla de Barbie con eterna adolescente. Sí, las mismas que reclamamos por derechos igualitarios, por decidir sobre nuestra sexualidad y nuestro cuerpo, por terminar de una vez por todas con la noción hegemónica de feminidad y de mujer-objeto, terminamos resignándolo todo en el altar de la mayonesa light y de la crema anticelulítica. Porque alcanzar esos estándares de belleza, transformar los cuerpos en cuerpos perfectos, termina convirtiéndose en un objetivo.

Dice Naomi Wolf, autora de El mito de la belleza: “Una cultura obsesionada con la delgadez femenina no está obsesionada con la belleza de las mujeres, sino con su obediencia. La dieta es el sedante político más potente en la historia de las mujeres; una población tranquilamente loca es una población dócil”. Es una opinión un poco extrema, pero da para pensarlo.

¿Y las voces de los hombres? ¿Ellos no sufren la dictadura de los patrones estéticos? Seguramente, sí, aunque no de la misma forma. Veamos algunos ejemplos de las distintas maneras de lidiar con el problema de la imagen. ¿Cuáles son las medidas que debe tener un varón joven? ¿Cuál el equivalente del universal 90-60-90? No lo conocemos, y aun si ese equivalente existe los medios no se preocupan en difundirlo, quizá porque un hombre puede permitirse ser un sujeto distinto, y esa singularidad hasta lo hará interesante. Otro ejemplo: el grueso del gasto en cosmética, medicina estética o tratamientos de belleza en general corresponde a las mujeres. Y, por último, las mujeres representan el 90% de los pacientes con anorexia o bulimia.

Y es que las mujeres caímos en la trampa: luchamos por conseguir la igualdad con los hombres, por desterrar los resabios del patriarcado, por ser las dueñas de nuestro cuerpo, sujetos y no objetos. Y paralelamente compramos un ideal imposible de alcanzar, capitulamos frente a una representación impuesta del cuerpo, nos resignamos a la normalización de una imagen imposible y nos entregamos a un narcisismo full time que nos consume la vida. Las mujeres estamos perdidas en el laberinto interminable: el de la pelea contra nuestra propia naturaleza.

Escritora, Montevideo, residente en Europa.  “Mujer Equivocada”, “El miserere de los cocodrilos” y “La muerte tendrá tus ojos”, están entre los libros más vendidos en Italia y Alemania, entre otros países.

- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -

ÚLTIMAS NOTICIAS

Sin categoría2 horas atrás

Suicidio en Nueva Palmira

Un joven de 29 años, oriundo de Montevideo, que residía en Nueva Palmira, se quitó la vida este miércoles 1...

POLICIALES2 horas atrás

El Betito Suárez este 1 de febrero en libertad y el ministro Heber tiene su Audi

En el 2021 por vinculación con el narcotráfico, en colaboración con su medio hermano Ricardito que estaba preso, fue también...

SOCIEDAD8 horas atrás

Comenzó la vendimia en Almacén de La Capilla

En la mañana de hoy comenzó la cosecha de uva Chardonnay en Bodega Cordano, lo que constituye una buena noticia...

CULTURA10 horas atrás

Por web: En qué turno te toca y cómo podés cambiar de liceo

Mediante la página web de la Dirección General de Educación Secundaria, de la ANEP (Administración Nacional de Enseñanza Pública), el...

SOCIEDAD10 horas atrás

14 formas de ser científica/o y trabajar de lo que te gusta. Incripciones en Facultad de Ciencias.

Si llueve o si habrá eclipse; si Messi metió más goles por partido que Ronaldo; si hay petróleo en Uruguay,...

SOCIEDAD11 horas atrás

Cuáles serán los planes de fibra óptica que tendrán mayor velocidad de bajada y subida de Internet

A partir de este 1° de febrero, todos los clientes de Antel que cuenten con planes de fibra óptica podrán...

POLÍTICA11 horas atrás

Diputado Viera calificó de “alarmante” la ola de robos que hay en varias ciudades del departamento

En los últimos días se han registrado un número importante de hurtos en diferentes ciudades del departamento además de otras...

POLÍTICA12 horas atrás

La edil Sarett cuestiona contrato periodístico de la Intendencia de Colonia

La Edil Malvina Sarett del Partido Colorado (Ciudadanos) dijo no entender por qué “la Intendencia de Colonia que tiene un...

POLÍTICA12 horas atrás

Cuestionamiento del ex fiscal Díaz: Peña mintió y vuelve al senado, “no es lo mismo ser político que ciudadano común”

Con una mentira a cuestas, al hacerse pasar por licenciado en Administración de Empresas, Adrián Peña, dejó de ser ministro...

SOCIEDAD12 horas atrás

Un evento distinto: cata nacional de tomates, como los de antes, en Paysandú

Los días 3 y 4 de febrero se celebra la cata nacional de tomates, con cerca de 100 variedades, con...

MÁS LEÍDAS