Conéctese con Nosotros

CULTURA

Lágrimas silenciosas. La literatura está triste

Un corto mensaje de una escritora fue el primero que llegó a EL ECO :“Estoy devastada. Murió Andrés Capelán”. Si bien era esperable un desenlace por su enfermedad, nunca pensamos que fuera tan rápido, más precisamente este sábado 22 de junio. Le rendimos homenaje a Andrés con el humor que lo caracterizaba.

Publicado

el

Andrés Capelán

Sus restos son velados desde la mañana de este lunes 24 hasta las 16 horas en que serán sepultados en el cementerio parque de Carrasco.
Desde el momento de su fallecimiento, comenzó una catarata de correos electrónicos de escritores y de amigos vinculados a la cultura, al periodismo, desahogando la tristeza por su deceso, recordando su siempre humor, su bajo perfil, su permanente colaboración con “La máquina de pensar” (programa cultural que se emite por Radio Uruguay). Fue un miembro incansable de la Casa de los Escritores, de todo lo que tenía que ver con la cultura, de varios medios periodísticos y hasta su muerte trabajó en la agencia de noticias Comcosur.
Andrés era desde hacía muchos años colaborador literario de EL ECO. Ahora estábamos publicando sus obras en la web, y sin dejar de lado su humor cada vez que le pedíamos una foto aparecía anteponiendo una planta, libros, un sombrero, o su rostro fuera de foco. La única foto que logramos de él, que lo mostraba tal cual era, fue la aparecía en su columnas en la web de EL ECO junto al gato.

Andrés nació 7 de enero de 1954 en Montevideo. A su familia nuestras condolencias.
Gracias Andrés por tu humor, por tu generosidad, por   tu aporte a la cultura.

Nuestro homenaje con una de tus tantas ocurrencias humorísticas teniendo como escenario : “Bar Sobia”. En esta entrega:

‘Iluminaciones’

Uno vive la vida viendo una misma palabra, sumido en su ignorancia, sin darle mayor importancia, cualquiera sea la circunstancia. Y así día tras día, mes tras mes, año tras año, década tras década, y aunque parezca raro, hasta siglo tras siglo (a mi me ha pasado eso tanto antes, en el siglo XX como ahora, en el siglo XXI). En fin, la cosa es que a veces, de repente, algo sucede: un destello en la noche oscura de su mente (hablo de la mía, en la suya no sé lo que pasa, si es que pasa algo). ¿Una estrella fugaz? ¿Una luciérnaga? ¿La Estación Espacial Internacional? ¿Un Ovni? ¿Una cañita voladora? No, no, nada de eso, estoy me-ta-fo-ri-zan-do. Hablo de un rayo de sabiduría, de un relámpago de entendimiento, de un refucilo de comprensión lectora que a veces cae de repente en el medio del desierto de su cabeza (sí, de la mía ¿entendió o voy a tener que seguir explicándolo todas las veces?), una iluminación, una revelación, una epifanía que le hace a uno ver el mundo y sus cosas de manera distinta a cómo lo y las venía viendo hasta ese momento.

Así me pasó el otro día, charlando con el Toto, el Tito y el Tato en el boliche del Polaco, un pelirojo grandote, analfabeto pero muy luchador, que bautizó a su expendio de bebidas “Bar Sobia”. Allí estábamos, los guarangos de siempre, como por la quinta vuelta de Lija, cuando en TN Noticias, entre la lista de las 18 quinielas que tienen allá y la lista de los litros de sangre que se habían derramado ese día en la conurbano bonaerense, el locutor dijo no sé qué cosa del ex ministro de economía argentino, Roberto Lavagna. Y ahí mismo comencé a reírme y reírme y reírme y no podía parar y el Toto y el Tito y el Tato me miraban y no entendían nada (porque por un general yo soy un tipo muy serio) y al final me tuvieron que pegar una trompada para que parara. Y paré. Sacudí la cabeza, me froté el mentón, los miré, y me volví a tentar pero me aguanté porque aunque el Tito me había largado un uppercut de los suavecitos, igual me dolía.

Los tres me miraban callados y no se animaban a preguntar por qué me había venido ese ataque de risa. Pero yo igual les contesté: ¿No se dan cuenta? ¡Ese tipo se llama Pizarrón! ¡Pizarrón en italiano se dice Lavagna! ¡Roberto Pizarrón! ¿Se dan cuenta? ¿Se dan cuenta? ¡La Lavagna, il gesso e il cancelino! ¡Juasss! ¡Il gesso serve a scrivere sulla lavagna e il cancelino a cancelare! ¡Juasss!. Bueno, por suerte el Toto, el Tito y el Tato son tipos muy perspicaces y se dieron cuenta de la importancia y la trascendencia de mi iluminación y no me pegaron más y hasta empezaron a reírse ellos y al final nos tentamos todos y nos matámos de la risa los cuatro y el polaco miraba y no entendía nada pero estaba loco de la vida porque la risa nos había dado sed y el Tato mandó otra vuelta de Lija.

En fin, que de allí para adelante se desató salvajemente nuestro entendimiento y comenzamos a descubrir juntos otras maravillosas maravillas del nomenclátor universiadano. El segundo que se iluminó fue el Tito, quien demostrando que por algo vive en la calle Francia y poniendo cara de la carga que un amperio transporta cada segundo, espetó serio: ¿Y ustedes saben cual es el perfume que usa Sonia Breccia? Los otros tres nos miramos desconcertados, miramos al Tito, que seguía con la cara de Culombio, y nos volvimos a mirar, y el Tato se me acercó y me dijo bajito: Éste está más loco que vos, está… ¡Gil! –le gritó jodiendo el Tito que lo había escuchado– no sabés nada…¡Analfabestia! ¡Sonia Breccia usa “Chanel Nº 5”! Y se quedó tan serio que empezamos a matarnos de la risa y otra vez no podíamos parar… ¡Co-có Cha-nel! ¡U-nacaga-dae-secanal! –hipó el Toto mientras se resbalaba de la silla y caía despacito al suelo.

Pero el Tito siguió serio y nos preguntó otra pregunta: ¿Y a que no saben ustedes cual es la ciudad más dulce del mundo? preguntó de nuevo el Tito, serio, otra vez, preguntó. ¡Noooo! –coreamos los otros tres a trío. ¡Sucre! –respondió el Tito retorciéndose de la risa en el asiento, pero riéndose bajito para adentro, como el perro Pulgoso, que es como se ríe el Tito después del quinto vaso de vino. No le voy a decir que a esa altura, de reirme me dolía hasta el hígado, porque ya no tengo, pero bueno, me dolía hasta el pabellón auricular, que eso si tengo por partida doble y en perfectos estados, En fin, que para intentar ponerse a tono, el Tato hizo el chiste viejo ése de que la ciudad de Pelotas no debería estar en Brasil sino en Bolivia, que el río Misissippi no debería desembocar en el Golfo de México sino en el Lago Titicaca, y que cuando él era chico creía que el Misissippi y el Orinoco eran el mismo río, y que uno era el nombre popular y el otro el nombre académico. Bueno, ¿qué le va a hacer? El Tato es buen tipo y nos reímos igual para que no se sintiera menos, que la soberbia es mala consejera.

Ahí fue que desde abajo de la mesa el Toto pidió la palabra y dijo: Yo he descubierto algo muchísimo más importante. Y sin esperar a que le preguntáramos qué era, esputó y espetó: La mayoría de los nombres de los países del mundo terminan en “ia”. Sólo eso. Los otros tres miramos al vacío (al vaso vacío) y mientras le pedíamos otra vuelta al Polaco, empezamos a hacer una lista mental: Polonia, Rusia, Rumania, Bulgaria, Grecia… bueno, que a la altura de Turquia ya nos dimos cuenta de que iba a ser una lista muy pero muy larga y la dejamos por esa y lo palmeamos y lo felicitamos al Toto por su perspicacia. El Tito permanecía callado, como pensando, y lo miramos y se dio cuenta y nos dijo: No… estaba pensando que España antes era Hispanía y que Portugal era Lusitania, y que Inglaterra era Anglia… Y ahí el Toto le tapó la boca y le dijo: Tá Tito, ya está. ¡El Tatito soy yo, Toto! –dijo el Tato mientras el vino se le derramaba por la comisura de los labios. Pero el Tito masculló un último nombre bajo las cinco butifarras derechas del Toto: MfgSanmfgtamfgLumfgcía!!! Y ahí nos volvimos a matar de la risa.

Nos servimos otra vuelta y entonces dije: ¡Pido permiso señores! ¿Sos el tango? –preguntó tentado el Tato. Ignorándolo, me puse de pie, y en el vaivén no desaparecí, sino que dije: ¿Se han dado cuenta de que de todos los continentes que flotan sobre el magma del planeta, el único que tiene nombre masculino es el Asia? Silencio en la noche. Primero los tres mirándose las manos, contando con los dedos, y luego los tres, uno a uno, estrechando mi diestra y felicitándome solemnemente. ¡Y eso no es todo! –agregué entusiasmado. ¿Se dieron cuenta de que EL satélite de EL planeta LA Tierra se llama LA Luna, y que los dos (¿o las dos? ¿o el uno y la otra?) giran alrededor de EL Sol, que es UNA estrella? Fue ahí que el Polaco (que aunque no entendía qué cornos era lo que nos hacía tanta gracia, sí sabía lo que le había puesto al vino) empezó a baldear el piso de portland con agua con creolina. Entonces dejamos de aplaudirnos, nos levantamos, pagamos y nos fuimos cantando “A la Violeta” abrazados por la calle como en Zorba el Griego y la gente nos miraba y no entendía nada porque la ontología y la filología no son para cualquiera. ¿Vio?

- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -

ÚLTIMAS NOTICIAS

SOCIEDAD4 horas atrás

Así es la edición papel de este sábado

Estos son algunos de los temas de la edición de EL ECO de este sábado 13 de agosto de 2022...

COLUMNISTAS16 horas atrás

¿En que quedó la destitución del Alcalde de Florencio Sánchez?.

En setiembre del año pasado, la Fiscalía General de la Nación, ordenó la detención del Sr. Alfredo Sánchez, entonces alcalde...

SOCIEDAD17 horas atrás

El pan nuestro, transgénico, de cada día

El trigo transgénico HB4 es un producto tolerante a la sequía desarrollado por Bioceres -empresa argentina, de la cual uno...

SOCIEDAD18 horas atrás

¿Qué sucederá si a la harina importada le bajan los aranceles?

Siete molinos y una aceitera recurrieron a la baja de aranceles; junto con empleados, advierten riesgo de “desaparición” de su...

SERVICIOS1 día atrás

El asesino serial Gonzálvez se podrá ver desde la semana próxima

La historia del primer asesino serial de Uruguay, Pablo Goncálvez, será narrada en el podcast Frente al asesino. La audioserie...

COLUMNISTAS1 día atrás

Dale que va

Por la escritora Ada Vega – Cuando sonó el despertador hacía rato que Antonio estaba despierto. Corrían los años noventa...

SOCIEDAD1 día atrás

Denuncian a futbolistas por embarazar a adolescente siendo menor de edad

El padre de la joven que quedó embarazada denunció que todo sucedió cuando la chica tenía 17 años, y responsabilizó...

CULTURA1 día atrás

Por Fernando Amado: “La máscara de la diversidad…”

Fernando Amado, actual Director de Turismo de la Intendencia de Montevideo y autor de varios libros, presenta en Colonia su...

SOCIEDAD1 día atrás

Cinco bebés murieron y otros ocho presentaron riesgo en un hospital de Córdoba, y no por casualidad

Fueron separados de sus cargos 23 funcionarios y la directora del Hospital Matero Neonatal “Dr. Ramón Carrillo”, en la ciudad...

SOCIEDAD1 día atrás

Cuáles son los grandes eventos que se realizarán y fueron declarados de interés departamental

El intendente de Colonia, Carlos Moreira, declaró de interés departamental la conmemoración de los 50 años de la tragedia de...

MÁS LEÍDAS