Conéctese con Nosotros

CULTURA

‘Hasta las seis y cuarto’, por la escritora Ada Vega

Publicado

el

Ada Vega, escritora columnista de EL ECO

Esa mañana me desperté ansiosa, con el pulso acelerado. Sin piedad, la campanilla del despertador dejó trunco un confuso sueño donde yo y un desconocido éramos los únicos protagonistas. Me sentí decepcionada, hubiese querido conocer el epílogo del sueño. Intenté dormirme otra vez y reengancharme, pero no fue posible: el hechizo se había roto. Quedé sin saber qué sucedió, sentí pena y angustia y en ese no querer volver, volví a la realidad. Total, había sido solamente un sueño.
Sin muchos deseos de levantarme extendí un brazo sobre la almohada de mi esposo que aún conservaba el hueco que dejara su cabeza, y acaricié el costado de la cama donde duerme junto a mí. Lo encontré frío y sentí tristeza. El reloj marcaba las siete de la mañana y hacía más de una hora que se había ido para el trabajo. Traté de recordar mi sueño mientras me calzaba las pantuflas, anudaba la bata y, de paso para la cocina, llamaba a los chicos para ir al liceo.
Preparaba el desayuno cuando, con nitidez, volví a vivir la insólita aventura y oí el ruido del avión. Un avión inconcebible. Raro. Tal vez un aeroplano o un helicóptero o una nave del futuro. Lo recuerdo plateado y muy brillante. Me encontraba en el patio de una casa extraña. Un patio abierto de baldosas blancas y negras, rodeado de cuatro paredes. El sol brillaba en lo alto, y yo permanecía sola.
En el sueño era muy joven, tenía puesto un vestido rosa y el cabello largo caía sobre mi espalda. De pronto oí el avión-helicóptero, miré hacia arriba y observé que desde el cielo se venía en picada y se iba a estrellar allí mismo donde me encontraba. Intenté correr, apartarme, pero no podía moverme. Entonces el aparato, a un par de metros sobre mi cabeza, se detuvo en el aire.
Un hombre joven con campera de cuero, que fumaba un cigarrillo transparente, como de cristal, arrojó una carpeta negra y dijo que antes de las seis y cuarto debía entregársela a alguien, no sé dónde. Que debía ir de inmediato y no comentarlo con nadie. Miré al hombre que me observaba con los ojos entornados y el cigarrillo en los labios. No dijo nada más, el avión-helicóptero desapareció y yo me quedé pensando en aquel hombre que nunca había visto antes y que lograra impactarme.
Entonces recogí la carpeta y, como él me ordenara, comencé a correr para llevársela no sé a quién, en no sé dónde. Corrí por calles sin esquinas, llenas de gente sin rostro que me obstruía el paso impidiéndome llegar a no sé qué lugar. Subí retorcidas escaleras que no iban a ninguna parte y en el último piso de un edificio sin puertas ni ventanas, frente a un mostrador interminable, le entregué la carpeta a un hombre joven de campera de cuero que fumaba un cigarrillo de cristal y me miraba con sus ojos entornados. Un reloj enorme, encima del mostrador, marcaba las seis y cuarto.
En el sueño me sentí feliz de volver a ver al hombre del avión-helicóptero. Al entregarle la carpeta tomó mis manos entre las suyas y me miró sin hablar. Yo creí leer en sus ojos una propuesta, o una promesa, o… ¡y me desperté! Estuve todo el día imaginándome un buen final para mi sueño. No intenté analizar su significado. Siempre he creído que los sueños son fantasías de nuestra mente viajera. Además, suelo tener sueños extravagantes en los que viajo a ciudades increíbles, con edificios inclinados, calles empinadas que solamente van, iluminadas con faroles colgados del aire. Sueños donde nunca camino, jamás piso el suelo, sólo me deslizo. Sueños en los que vuelo por lugares desconocidos, sobre desiertos de arena que se incendian bajo un sol calcinante, o sobre embravecidos mares cuyas olas se agigantan tratando de atraparme.
De todos modos ese día estuve como ausente. La aventura que había vivido con la carpeta negra ocupó mi pensamiento. Serían las cinco de la tarde cuando volvió mi esposo. No lo oí llegar. Los chicos habían salido después de almorzar y yo estaba sola en la cocina preparando la merienda. Me sobresalté al verlo recostado en el marco de la puerta.

—Qué te pasa mamá, ¿no me oíste llegar?
—¡Papi! No, no te oí.

Me alegró verlo de vuelta en casa. En ese momento el sueño se desvaneció. Él me extendió los brazos y me refugié junto a su pecho.

—Qué te pasa, mamá. Qué te preocupa.
—Estoy enamorada, papi.
—Huy, eso es grave. Me miró con sus ojos entornados, esos ojos que yo he amado desde que, hace muchos años, se posaron en mí por primera vez. Apagó el cigarrillo y recosté mi mejilla en su campera de cuero. Siempre he necesitado su apoyo. Él no es un sueño, es mi realidad, sólo entre sus brazos me siento segura y feliz.
—Estamos solos —le dije muy bajo.
—¿Es una proposición? —me contestó al oído.
—Sí.
—¿Tenemos tiempo?
—Hasta las seis y cuarto.

- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -

ÚLTIMAS NOTICIAS

Sin categoría3 horas atrás

Necrológicas – Diciembre 2019

† LAURA ELENA VIDAL GROSSO DE VENCE (Beba) Q.E.P.D. Falleció en la Paz del Señor el  5  de diciembre  de...

SOCIEDAD4 horas atrás

Uruguay aumentó cobertura educativa de la población de 15 años

El Director de Descentralización e Inversión Pública de la OPP Pedro Apezteguía calificó como “una hazaña” el hecho de que...

SOCIEDAD6 horas atrás

En los próximos días estará nuevamente en el mercado la cerámica ‘Olmos’

El horno del Parque Industrial Olmos volvió a funcionar. La fábrica vuelve a producir cerámicos, que son los de mayor...

POLÍTICA6 horas atrás

Melina Rusch: “Voy a seguir trabajando por el FA para que gane en el departamento”

Luego del triunfo de Lacalle - Entre la savia nueva del Frente Amplio, Melina Rusch Bouissa, 21 años, es de...

POLÍTICA6 horas atrás

Arturo Aguirre: Nunca pensó que se iban a “juntar un blanco con un colorado”

Luego del triunfo de Lacalle - Siempre tiene anécdotas para compartir junto a un asado o pescado frito; para él...

POLÍTICA7 horas atrás

Helen Pérez: “Trabajaré” para que “se cumplan” los proyectos de lacalle

Entrevista luego del triunfo de Lacalle - El Partido Nacional también mostró su renovación al darle participación a jóvenes, como...

POLÍTICA7 horas atrás

Mosés Peré: “La derecha se va poniendo más tensa”

Luego del triunfo de Lacalle - . Con sólo nombrarlo se lo relaciona con el Partido Comunista, con la 1001,...

POLÍTICA7 horas atrás

Edila Roselli preocupada ante barcos que siguen en el Arroyo de las Vacas

Más de un millón de dólares que fueron destinados por Presidencia de la República como  vía de excepción para el...

SOCIEDAD23 horas atrás

Más de 200 docentes de todo el país llegan para Congreso Nacional de Fenapes en Carmelo

Carmelo será sede del 17mo. Congreso Nacional de Fenapes, que se desarrollará entre el 5 y el 8 de diciembre...

SOCIEDAD1 día atrás

Verificado.uy, primera fase finalizada

Han pasado poco más de cuatro meses desde que Verificado se propuso abordar, por primera vez en Uruguay, la desinformación política que...

MÁS LEÍDAS

// REDACCIÓN NUEVA PALMIRA // Dirección: Uruguay Casi Argentina Teléfono: +598 4544 6815 // REDACCIÓN CARMELO // Dirección: Zorrilla 294 Teléfono: +598 4542 4480