Conéctese con Nosotros

CULTURA

Las reglas son las reglas

Publicado

el

Por Claudia Lozano* Al terminar su jornada de trabajo en el supermercado Magda-lena se sintió agradecida, aunque eso no la hacía sentirse libre del temor que se había convertido en el pan de cada día en esa ciudad en las últimas dos semanas. Con lentitud echó a andar al cuarto de empleados para sacar el bolso de su lo-cker. No tendría que cambiarse de ropa como siempre lo hacía, pues en cuanto cerrara tras de sí la puerta de su hogar tendría que quitarse el uniforme y dárselo a su esposo para que lo metiera directamente a la lavadora, para descontami-narlo. Luego ella se descalzaría, dejaría sus zapatos en la pequeña zona de seguridad que habían establecido en la en-trada de su casa e iría directamente a darse un baño para así evitar, en lo posible, contagiar a su familia con aquel virus desconocido cuya rápida propagación había alcanzado niveles de pandemia provocando miles de muertes.
Caminó entre los pasillos del supermercado tratando de man-tener una distancia de dos metros entre ella y la gente que circulaba en ellos en medio de un silencio sepulcral, evitando el contacto visual y verbal.
Cuando entró al cuarto de empleados, media docena de sus compañeros, hombres y mujeres, estaban alistándose como ella para ir a sus casas. La atmósfera del lugar era densa y pesada y podía escucharse hasta el más mínimo ruido. Todos se mantenían cuidadosamente distanciados entre sí.
Magdalena abrió la puerta del locker, tomó el bolso y sacó su teléfono móvil para ver si había algún mensaje. Había apenas comenzado a leer, cuando de repente alzó la cabeza como si algo le hubiera golpeado con una maza. Quiso gritar, pero como suele ocurrir en las pesadillas ningún sonido atinó a salir de su garganta. Silenciosamente, su rostro se transfiguró en una mueca de espanto y se dejó caer de rodillas en medio de un llanto incontrolable.
Adivinando qué era lo que Magdalena podía haber leído en su teléfono, sus compañeros de trabajo se quedaron paraliza-dos por unos segundos sin saber qué hacer. Luego comenza-ron a acercarse, cuidando todos de guardar entre ellos la dis-tancia que las autoridades sanitarias habían establecido para garantizar su propia seguridad, y empezaron a preguntarle si podían hacer algo por ella. Ella alzó los ojos con la cara ba-ñada en llanto, miró la docena de ojos aterrorizados que ha-bía a su alrededor, y de pronto, sintiendo la necesidad impe-riosa de un contacto humano se levantó lentamente, abrió los brazos y dio unos pasos hacia uno de ellos. Pero el hom-bre, lleno de horror y casi sin ser consciente de su movimien-to, pegó un salto hacia atrás y levantó el brazo derecho para indicarle que se detuviera, al tiempo que gritaba:
¡Guarda tu distancia!
Magdalena se detuvo de golpe. Desconcertada, volteó a ver a otra de sus compañeras y dio dos pasos hacia ella. También la mujer retrocedió con los ojos desorbitados por el terror.
Lo siento, las reglas son las reglas dijo echando el cuerpo hacia atrás, dándose media vuelta y saliendo apresuradamen-te del salón sin decir nada más.
En medio de su dolor, Magdalena no alcanzaba a comprender la reacción de sus compañeros de trabajo. De repente otros tres, cuidando la distancia entre ellos, se dirigieron hacia la puerta con rapidez y salieron con la cabeza agachada y sin decir palabra.
Finalmente, la última persona que quedaba – una de las ma-nagers- sin moverse de donde estaba sacó un pedazo de papel y un bolígrafo de su bolsa, escribió en él y mientras lo ponía en el suelo, le dijo a Magdalena:
Puedo imaginar lo que ha pasado, en verdad, créeme que lo siento mucho. Aquí te dejo mi número telefónico, si deseas hablar con alguien no dudes en llamarme y dicho esto, salió a toda prisa.
Magdalena se quedó ahí, en medio de un silencio mortal, abrazada por una inmensa soledad que parecía ser, quizás, la única dispuesta a consolarla sin temor a ser contagiada.
*Escritora. ‘Las reglas son las reglas’  forma parte de la serie de cuento de ‘Visitantes confinados’ del ‘Ojo de la Cultura’, taller literario que dirige el escritor Enrique D. Zattara en Londres. Los autores compartes sus obras con los lectores de EL ECO.

- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -

ÚLTIMAS NOTICIAS

SOCIEDAD8 horas atrás

🔑El Pachita se recupera pero aún sufre falencias y no es posible olvidar

Todavía con secuelas en su evolución, Wilson Pachita González va dando pasos cortos pero seguros para su recuperación. Por otro...

SOCIEDAD8 horas atrás

🔑 En Colonia y Carmelo: proyectos urbanos y turísticos que cambiarán las ciudades

Ala Este de Colonia en la playa El Calabrés y un gran Mercado Modelo para la capital; tres torres de...

POLICIALES8 horas atrás

Encontró dinero en un cajero de Carmelo y lo devolvió

Fue a realizar una operación una institución estatal este jueves 10 y vio que “en una de las bandejas” de...

SOCIEDAD10 horas atrás

119 nuevos enfermos y 2 fallecimientos por Covid en el departamento de Colonia

La noche de este viernes 11, la Dirección Nacional de Salud (DDS) Colonia reportó 119 casos nuevos de Covid, por...

NECROLÓGICAS11 horas atrás

Necrológicas – Junio 2021

† MARIO ARTURO AMARILLO JAUREGUI Q.E.P.D. Falleció en la Paz del Señor el 11 de junio de 2021, en Carmelo...

COLUMNISTAS12 horas atrás

Nicolás Bourbaki (n. 1935)

Nicolás nació en Poldavia, era un día de frío, lluvia y viento. (Los inviernos, en esa ignota república, son ventosos...

CULTURA12 horas atrás

Si vuelvo alguna vez 

Por la escritora Ada Vega, columnista de EL ECO. Cuando tuve el primer síntoma no dije nada en casa. Esperé...

SOCIEDAD18 horas atrás

Así es la edición papel de EL ECO de este sábado

Estos son algunos de los temas de la edición de EL ECO de este sábado 12 de junio de 2021....

SOCIEDAD1 día atrás

Susana Giménez debió ser internada a causa del Covid

La noche de este jueves 10 fue trasladada en ambulancia al Sanatorio Cantegril, la estrella argentina, Susanas Giménez, por dificultades...

SOCIEDAD1 día atrás

Apareció el tararirense Javier Lavega

Su familia lo reportó como desparecido el 7 de junio, y volvió a Tarariras este jueves 10, así lo acaba...

MÁS LEÍDAS