Conéctese con Nosotros

CULTURA

Mercedes Rosende en la feria del libro más grande del mundo

Su último libro ‘El miserere de los cocodrilos’ fue traducido al alemán y por ello la autora fue invitada a participar en la feria de Fráncfort (Alemania). Se trata de la escritora montevideana Mercedes Rosende, también columnista de EL ECO.

Publicado

el

Mercedes, escritora de novela policial, género al que también llaman “novela negra”, participa desde 2009 en los festivales Azabache de Mar del Plata, Buenos Aires Negra, Semana Negra de Gijón (España), Montevideo Negro, Valencia Negra, Medellín Negro (Colombia), y a partir de este año suma Alemania, concretamente Fráncfort, del 10 al 14 de octubre.

La feria alemana es reconocida como la más grande del mundo, y que una uruguaya esté entre los autores invitados revela su posicionamiento internacional en el género policial. Su última obra, ‘El Miserere…’ publicada en Uruguay en el 2017 (editorial Cosecha Roja) cruzó rápidamente el Atlántico, una carrera vertiginosa e impensada por la escritora.

Desde hace años Mercedes colabora como columnista en las contratapas de EL ECO, página dedicada a la literatura entre otras artes, y en la que han desfilado grandes autores invitados, como Carlos Ma. Domínguez, Ada Vega, Hernán López Echagüe, Marciano Durán, María Urruzola, Mario Delgado Aparaín, Ignacio Martínez, entre otros, lo que es de enorme orgullo para el semanario y un gran deleite para los lectores.

Previo a su participación en Fráncfort, Mercedes dijo a EL ECO que este año está trabajando “en cuentos”, los que serán publicados posiblemente este 2018, y a modo de adelanto da a conocer uno de ellos:

Ecos olvidados

Cuando salí de la depresión de los primeros tiempos mis hábitos higiénicos comenzaron a cambiar. Una mañana olvidé pasar por la ducha y, como un rito que comenzaba a pesarme, ya nunca volví a frecuentarla; luego dejé de lavarme las manos y vi crecer mis uñas, negras y desparejas, por último abandoné el cepillo de dientes que se marchitó en el vaso como una flor olvidada. Ya no creí que fuera necesario cambiarme de ropa y, como en casa todos estaban muertos, no había quién se quejara de la mugre o del mal olor. Mi ropa se fue cubriendo con una película grasosa, fina al principio y muy gruesa después de un mes, que la volvió suave y cálida al tacto.

Un día, al mirarme en el espejo del baño, noté que mi cabello estaba enmarañado y opaco como un nido de pájaros: no me extrañó porque llevaba meses sin peinarme, sin embargo, aquella imagen me perturbó al extremo que temí claudicar. Por primera vez en mucho tiempo dirigí la mirada al duchero polvoriento y cruzado de telarañas, y tuve que poner toda mi fuerza de voluntad para no caer en la tentación fácil del aseo. Esa tarde cubrí todos los espejos de la casa con retazos de terciopelo violeta que corté de las cortinas de la sala principal, y sé que Mamá, desde el fondo del infierno, debe haber querido regresar para matarme.

No volví a experimentar flaquezas que me hicieran retroceder en mi camino.

Como el dinero de la caja de seguridad se acababa tuve que reducir la ingesta diaria de alimentos que se limitó a un bocado de pulpo de las latas españolas que papá guardaba junto a los vinos franceses, hasta que las latas también se acabaron, y tuve que tomar una decisión.

Con las paredes del estómago pegadas, débil, supe que tendría que salir. No había visto la calle en muchos meses, desde aquel horrible suceso.

El sol me pegó en los ojos y estuve a punto de volver y esperar a que se hiciera la noche, pero el hambre me empujó.

Caminé un rato hasta comprender que mis vecinos no tiraban basura orgánica: se limitan a envases plásticos, de cartón y de papel, todo cuidadosamente separado y limpio. Ni un atisbo de alimento. Seguí camino, kilómetros y kilómetros hasta que las casas dejaron de tener jardines enormes y comenzaron a verse pequeñas, cascascaradas, amontonadas unas contra las otras. No tuve que seguir más allá porque encontré una bolsa llena de pan, bastante verdoso, y cáscaras de papa, buenas fibras vegetales para mi organismo necesitado.

No me resultó fácil regresar. El mundo, pensé, debe ser enorme. Al volver saqué una rebanada de pan. Tenía un etiqueta pegada: “origen: Nueva York”. Mastiqué con ganas, aún las partes más verdes que tenían el sabor amargo del queso roquefort. Caminé muchas, muchas horas hasta que encontré mi casa, lo que no es extraño si se piensa que había llegado hasta Estados Unidos, que es un país remoto.

Cuando llegué sentí tanto cansancio que no fui capaz de subir la escalera que lleva a las habitaciones, y me tendí a descansar en el sillón chesterfield de la sala de música. Apenas pude dormir. La sensación de hambre había quedado atrás y, en su lugar, sentía crecer la excitación de la libertad alrededor de mi ombligo.

Me acostumbré a salir un par de veces a la semana, los martes y los jueves al caer el sol. Visité sitios remotos, lugares de casas sucias y destartaladas, calles inundadas de inmundicias, gente de rostros feroces. Creo que llegué a Indonesia, pero no tengo la certeza porque aquella etiqueta del paquete de arroz estaba borroneada con salsa de tomates.

Una vez encontré una bolsa con fideos y me senté a comerlos en la vereda, pero una mujer, tan sucia y ruinosa como su entorno, salió de una casa y me gritó insultos irrepetibles, y yo tomé la bolsa y corrí.

Ya no me costaba tanto volver a casa, aprendí a transitar los caminos que llevan a la comida.

Me había prometido no subir más a los dormitorios. El sillón chesterfield resultaba frío, pero el gran tapiz de Flandes, que tanto trabajo me dio descolgar, vino a zanjar el problema del abrigo.

Al llegar la primavera el jardín se enmarañó, se cubrió de maleza hirsuta, una hermosa selva prisionera entre cuatro muros altos. Los caracoles, los escarabajos y las babosas se multiplicaron escandalosamente, la vida volvió a invadir la casa desde la puerta de la cocina. No sé cuándo comencé a preguntarme qué sabor tendrían. Lo averigüé un martes muy lluvioso que me sorprendió sin ganas de salir.

Un día desperté con la inquietud de no saber qué día era y, pasado el mediodía, la inquietud ya era tormento. Vagué por el salón principal, bajé al jardín por la escalinata de mármol rosado a la búsqueda de un indicio que me confirmara que era jueves, pero no lo encontré y las cosas empeoraron.

Me puse los zapatos –por la punta del izquierdo ya asomaban los dedos- y, cuando el sol se ocultó, salí a la calle aunque no necesitaba comida. Volví a fijarme en los muros altísimos tras los que se escondían los jardines, en los autos que pasaban veloces sin detenerse. Nadie caminaba por aquellas calles, nadie a quien detener y preguntar. Nadie a quien pedir auxilio. Y la duda me paralizaba las piernas.

Me detuve en medio de una avenida bordeada de árboles añosos que se elevaban al cielo, miré lejos hasta donde alcanzaba la vista., giré sobre los talones, traté de abarcar todo el paisaje. Pero no había nadie. Si aquel día no era jueves debía ser domingo, y toda mi vida no era más que un gran error.

Esa noche cené unos bocados de carne pegada al hueso que el martes (no, el viernes) había disputado a un perro, pero no me cayó bien. Pasé horas vomitando en la sopera Reed&Barton, y lloré de rabia por estar viviendo una vida equivocada. La llegada del amanecer me trajo la resignación y la certeza de que era lunes.

Al final de la tarde me senté junto a uno de los grandes ventanales de persianas bajas, me dispuse a esperar que pasara el día, que cayera el sol.

Fue entonces que escuché el sonido del teléfono, el ruido que llenó la casa de ecos olvidados, que interrumpió el silencio de tanto tiempo. Lo escuché sonar, mis lágrimas resbalaban por las mejillas.

No vacilé, supe qué hacer. Salí al jardín y junté las flores. Por primera vez en mucho tiempo subí la escalera que lleva a las habitaciones y caminé lentamente hasta llegar a la última puerta del pasillo. Me tomó tiempo juntar fuerzas, y la abrí con tanta violencia que rebotó contra la pared.

Caminé unos pasos, dejé las rosas amarillas recién cortadas, sus favoritas, junto al cadáver de mamá que aún aferraba la pistola, y el ramito de lavanda al costado de la cabeza de papá, que ya no sangraba desde quién sabe cuándo.

Me volví tropezando y al salir me golpeé contra el marco de la puerta. Bajé corriendo las escaleras, pasé por el salón principal, salí y atravesé el jardín –el pasto ya casi me llegaba a la cintura–, cerré el portón de hierro con la llave, y me fui para siempre.

*Nació en Montevideo en 1958. Sus obras: ‘Demasiados blues’, ‘Historias de mujeres feas’, ‘La muerte tendrá tus ojos’, ‘Mujer equivocada’ y la última ‘El Miserere…’

- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -

ÚLTIMAS NOTICIAS

NECROLÓGICAS4 horas atrás

Necrológicas – Mayo 2021

† ARÉBALO CUELLO (Mota) Q.E.P.D. Falleció en la Paz del Señor el 6 de mayo de 2021, en Carmelo Su...

COLUMNISTAS4 horas atrás

El código de Hammuraluis

Por David Rabinovich, periodista, columnista de EL ECO. Supongo que la ley será aprobada y se comenzará a castigar con...

SOCIEDAD5 horas atrás

En un día: 2.930 nuevos enfermos y 57 muertos por coronavirus en Uruguay

En la jornada del miércoles 5  se llevaron a cabo 14.230 análisis y se detectaron 2.930 nuevos casos de coronavirus,...

SOCIEDAD5 horas atrás

Aumentaron casos de Covid y se registró un nuevo fallecimiento

Se reportaron 83 casos nuevos de coronavirus en el departamento de Colonia la jornada de este miércoles 5, y el...

SOCIEDAD16 horas atrás

Madre de niño que sube al árbol para tener internet cuenta como hace su hijo para estudiar. Vea el vídeo.

El niño se sube al árbol para lograr señal de internet, pero su madre paciente oncológica, no puede coordinar fecha...

SOCIEDAD17 horas atrás

Diputado Viera convocó a ASSE a Comisión de Salud de Diputados por muerte en CTI de Colonia

En un comunicado hecho público, el diputado coloniense Nicolás Viera cuestionó las respuestas de ASSE a su planteo sobre el...

SOCIEDAD19 horas atrás

Frente Amplio de Colonia realiza importante aporte para mejorar salud de los colonienses

Vacunación, hisopados, seguimiento domiciliario de los positivos a Covid19 e internaciones, son los cuatro puntos donde el Frente Amplio,  a...

COLUMNISTAS23 horas atrás

El irresistible encanto de los malla oro

Dice el Presidente Lacalle Pou que a él no le parece mala idea que si a una persona se le...

SOCIEDAD23 horas atrás

Efectos Covid: hablando de la muerte y de la falta de duelo

Los fallecidos por el virus del Covid 19 son intocables y también se vuelven invisibles, porque son sepultados sin poder...

CULTURA1 día atrás

Un árbol junto a la medianera

Por la escritora Ada Vega, columnista de EL ECO. Tenía azules los ojos. Y entre sus largas y arqueadas pestañas...

MÁS LEÍDAS