Conéctese con Nosotros

SOCIEDAD

Con Espectro Autista a Matías lo calificaron de “un riesgo”, ahora emociona

Por Daniel Roselli
Matías Viola convive con el espectro autista. Pero antes debió aceptar que fuera motivo de burlas, “de que me jodieran” y de que fuera expulsado de un colegio coloniense “hasta que su médico tratante no certifique que no es un riesgo”. Por todo ello debe tener un record de sesiones en el psicólogo, “más de las que te puedas imaginar”.

Publicado

el

Matías durante la entrevista con EL ECO

Los trastornos del espectro autista (TEA) son una discapacidad del desarrollo que puede provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos. A menudo, no hay indicios en el aspecto de las personas con TEA que los diferencien de otras personas, pero es posible que quienes tienen un TEA se comuniquen, interactúen, se comporten y aprendan de maneras distintas a otras personas. Las destrezas de aprendizaje, pensamiento y resolución de problemas de las personas con TEA pueden variar; hay desde personas con muy altos niveles de capacidad (dotadas, o gifted en inglés) y personas que tienen muchas dificultades. Algunas necesitan mucha ayuda en la vida diaria, mientras que otras necesitan menos”, dice la página del Centro de para el Control y la Prevención de Enfermedades (España).
A todas estas consideraciones no las tuvieron en cuenta algunos docentes con el alumno Matías Viola. Es más, este chico fue expulsado de un colegio privado. Pero “lo que no mata fortalece”, decía mi papá cuando yo era chico. Y hoy Matías no sería Matías sino fuera por todo lo vivido.
Sin embargo fue discriminado y enjuiciado por docentes y compañeros mayores, expulsado de colegios y punto central de bromas pesadas. No fue protegido por instituciones o por personas mayores que se encargaron de su educación.
“Es un retardado” decían en tono muy despectivo. “Tienen dificultades” decían otros/as más benevolentes. Pero sin duda que la incomprensión, la discriminación de cercanos y lejanos, de chicos y adultos, fueron motivos de muchas noches de llanto de aquel niño que solamente se refugiaba en los brazos de sus padres.

 

Los años pasaron…

El tiempo ha pasado. A su alrededor van cayendo aquellos juicios que lo destrataron, personas o docentes que lo etiquetaron y que lo apartaron del camino de los normales. Sin embargo la historia está ahí, en ese chico alto, morocho, que diariamente concurre al Liceo 1 desde su casa en El General a cursar 5º Humanístico. Ha superado miles de escollos, pero él desde su ser diferente está vacunado contra la malicia del mundo de los normales, no le hacen mella los comentarios maliciosos y su futuro es mucho más grande: sueña con irse a vivir a Japón por tres motivos: “por su cultura, los videos juegos y los animes. Definitivamente tengo que ir”, dijo a EL ECO.
A continuación los invitamos a compartir la entrevista con Matías, que con su voz clara y afirmaciones cortantes, a veces con gestos bruscos, nos pone delante aquello que tantas veces filosofamos en conversaciones íntimas: se puede, si uno quiere, se puede.

Hoy Matías tiene 18 años y está en quinto año del Liceo 1 Departamental “Juan Carlos Perrou”. Es fanático de los video juegos y se lleva mejor con los adultos que con los jóvenes “por una cuestión de madurez”, dijo Matías.
Matías practica calistenia. Es una disciplina deportiva que se practica con todo el propio cuerpo, para dominarlo por medio de flexiones y todo eso.

– ¿Con el algún profesor o gimnasio?
– No, lo busqué yo mismo. Desde principio de año que dejé de ir al gimnasio porque me dejaron de convencer los aparatos y todo eso. Comencé hacer el calistenia.

– ¿No te gusta el fútbol?
– No… No me gusta. Además a los chicos como yo se nos hace difícil coordinar. Solo sí puedo jugar, pero en equipo no sirvo.

– ¿En el liceo cómo te va?
– Bien, por suerte ahora, todo bien. Sólo dos maerias bajas, a un punto de no ser más bajas. Son literatura y matemáticas.

– ¿Qué episodio lindo te pasa cuando llegas al liceo?
– No sé… Estoy bien, supongo. Aunque yo disfrutaba más cuando estaba en el Colegio San Gabriel…

– Será porque son más alumnos por grupo.
– Sí, en parte por eso y en parte por el trato personalizado que hay. Es típico, hasta donde tengo entendido, de la realidad de los colegios privados (Matías fue cuatro años al Colegio San Gabriel y luego pasó al público).

– ¿Y algo que no te guste del liceo actual?
– No me doy cuenta, realmente estoy bien. Al principio de año me jodía la cantidad de gente que había, pero después que me acostumbré, ya está.

– ¿Te dicen algo porque eres diferente?
– No, ni una cosa. Tengo una compañera que es ciega y tampoco ha notado algo. Así que en ese sentido estamos bien.

– Y de chiquilinas, ¿tenés novia, te gusta alguna chica?
– No, no…

– Ya va a llegar…
– Si llega bien, si no, no importa, la verdad.

– ¿Por qué no te va a importar?
– Me da igual, no le veo el sentido. Si llega bien, si no, ya está.

– ¿Cuándo tomaste conciencia que tenías una característica diferente a los demás chicos?
– De hecho, desde siempre. Desde que tengo memoria. Porque yo tengo una voz, si así se le puede llamar, que soy yo mismo, aquí dentro de mi cabecita. Siempre ha estado ahí, que converso cuando no hay nadie. Sigue hasta el día de hoy.

– Detrás tuyo está tu mamá muy emocionada escuchándote y se nota que te quiere mucho. ¿Vos te sentís querido?
– Si, si…

– ¿Qué te gustaría estudiar después que termines el liceo?
– Estoy haciendo Humanístico, después voy a hacer dos años más de analista programador y después veré de estudiar, aunque casi seguro que sí, de analista de sistemas en Montevideo.

– ¿Sentís que tenés techo, en tus estudios, en tu vida?
– En mis estudios, en mis proyectos no. En ese sentido he estado bastante bien. Alguna vez me he sentido limitado, en algo específico… Pero ya no, y actualmente es imposible que me pase. Ya a esa barrera la superé.

– ¿Y preocupación de futuro?
– Y el sustento, poder conseguir trabajo y eso…Básicamente es eso.

– ¿A tu característica, al espectro autista, lo llevas como un peso o ya forma parte tuyo?
– Antes la veía como un peso, ahora ni siquiera la siento. Ahí está.

– ¿Has hecho terapia, asistencia al psicólogo?
– Todo lo que te puedas imaginar y creo que hasta más. De chiquito comencé a ir y doctores un millón también. Hoy en día casi ninguno, sólo por la receta de la Sertralina que es un antidepresivo. Porque generalmente tengo épocas en que bajo y épocas en las que subo, y la Sertralina me mantiene en el camino.

– ¿Amigos?
– Generalmente me llevo mejor con la gente más grande.

– ¿Por qué?
– Generalmente tiene que ver con la madurez que tienen muchos. Obviamente hay excepciones, pero a la gran mayoría veo que le falta un poquito.

 

Aquellos inicios

Mientras desarrollábamos esta entrevista estaba presente su mamá, Claudia Méndez y la profesora Marcela Albisetti (ver entrevista en la edición de EL ECO del 18/08/2018), y ésta última le dijo a Matías “no querés contar aquellos episodios que te sucedían en tu paso por la escuela, algo que le pueda servir a alguien como vos que esté empezando la escuela”.
– Eeehh fuerza, que tengan fuerza, es lo único que se me ocurre. Porque yo realmente es lo único que apliqué. Porque yo me dije tengo que aguantar porque en algún momento pasará y pasó.

– ¿Qué cosas te pasaban?
– Que me jodieran en la escuela, como creo que en algún momento a muchos les pasó. Igualmente en eso tuve suerte, porque físicamente eran chiquitos y prácticamene los mataba si los atrapaba. Pero igual volvían, y volvían, y volvían, entonces el castigo tampoco servía. Yo le decía a la maestra una, una y otra vez. Y yo los cascaba y seguían y seguían volviendo. Entonces un día me dije ya está: si vienen los casco, si no los dejaba. Empecé a fluir.

– ¿Y en el aprendizaje?
– En el colegio anterior, que yo recuerde, no hubo nada. En el San Juan Bautista si, en el San Gabriel nada y en éste tampoco.

– ¿Cómo es tu día cotidiano?
– Escucho la alarma, me levanto, voy al baño, luego me sirvo el yogur, los cereales, revuelvo todo… (risas). Después veo algún capítulo de alguna serie, algún video de youtube y después me voy al colegio la mayoría de las veces o sino juego en la computadora. Regreso, después me voy de nuevo al liceo y ahí trato de socializar, pero a veces quedo en el intento porque no siempre funciona. Después vuelvo acá, lo mismo que en la mañana, incluído el yogur a menos que tenga que ir a entrenar. De hecho hoy me toca. Y ya está.

– Has sentido alguna frase que diga “a Matías no le des importancia que es autista” o algo así?
– A mí personalmente no me ha ocurrido. No que yo recuerde, por lo menos. Que me vengan a joder directamente si, pero que hablen a mis espaldas no. También es cierto que yo no me entero de nada, así que puede ser… (risas)

– ¿Has tenido aliados en los centros de Enseñanza?
– Si, justamente han sido profesores o compañeros a los que les han explicado la situación.

– Te has preguntado, ¿por qué me tocó esto a mí?
– Antes algunas veces. Básicamente cuando vivía en los momentos más bajos, pero se me ha pasado. Actualmente lo veo como una ventaja, porque como existen diferentes niveles (del espectro autista) y yo al tener un nivel tan bajo casi me quedé con todas las ventajas y casi ninguna desventaja. La gran mayoría apenas puede hablar, otros no pueden hablar, y yo no tengo problema en ese sentido. Y en lo académico, algunos suelen ser muy buenos en las matemáticas o en las letras. A mi me tocó en las letras. Y más allá de mis problemas de socialización no he tenido otros.

– ¿Qué piensas cuando ves a otros chicos con autismo?
– Yo la verdad, sólo he conocido a uno. Fuera de eso en entrevistas y nada más. Y le diría lo mismo: fuerza que al final del camino se sale, se sale…

– ¿Cuáles son las materias que más te gustan?
– En las letras me gusta la filosofía, el por qué suceden las cosas y las interrogantes que se mantienen. También me gusta mucho el tema de la lógica, y el resolver situaciones. Y encontrar los por qué las personas actúan de determinada manera. Y el inglés, que es un idioma que no me gusta tanto, sin embargo es el idioma que mejor se me da. Creo que en el First saqué el 68 %. También sé algo de portugués, básico pero algo, es algo.

– ¿Cuál es el futuro que te gustaría?
– Yo tengo el objetivo de llegar a vivir en Japón. Para lo cual estoy dispuesto a estudiar lo que tenga que estudiar y trabajar lo que tenga que trabajar. Dentro de lo mínimamente aceptable, tampoco vamos a volvernos locos.

– ¿Por qué Japón?
– Por tres grandes razones. Animación, video juegos y cultura. La cultura japonesa es una de las más interesantes que existen. Ejemplo básico son los espíritus que tiene. La conexión con la naturaleza que presentan. Los demonios que tienen. Los video juegos. Obviamente los video juegos no serían lo que son sino estuviera Japón. En ese sentido el Nintendo nos salvó a todos. Soy un apasionado de los video juegos por lo tanto ir a Japón es una necesidad. Lo mismo que la animación, ya que la animación japonesa es una pasión mía, y que la quiero ver desde el país donde nació, donde fue concebida. Así que definitivamente tengo que ir.

– Dragoon Ball Z está ahí.
– Si, la infancia con Goku.

– ¿Por qué les llegan tantos esos video juegos o animaciones?
– Es un gusto como cualquier otro. Realmente no veo la gran diferencia entre ver un partido de fútbol y ver un anime (como le llaman los japoneses a los video juegos). Es un gusto más, y ya está. Además, hay estudios que demuestran que los video juegos de puzzle que son rompecabezas y resolver situaciones lógicas, son motivos de ejercicios para el cerebro… Lo mismo que los juegos que requieren memoria…

– ¿No estás justificando tus vicios? (risas)
– Supongo (risas)… A ver yo estoy diciendo la realidad, son cosas completamente comprobables.

– ¿A quién más querés Matías?
– En general…

– A quién más, en general o particular.
-… Y sería a mi madre especialmente, acá presente. Sí, yo diría que sí. También obviamente a papá, pero un poquito menos (vale aclarar aquí los dos padres de Matías han luchado para que a su hijo les sean respetados sus derechos).

 

Evaluaciones de Matías: sí que lo mataron de chico

Cuando tenía 11 años de edad, un psicólogo de aquel chico llamado Matías Viola, incomprendido y con un diagnóstico de salud para muchos desconocido, hizo el siguiente resumen:
“Sus actividades de juego son simples, repetidas y pocas elaboradas, dand cuenta de su baja capacidad de simbolización. La misma característica tienen sus producciones gráficas y sus relats. Si bien son organizadas, son muy precarias y presentan un desfasaje importante con respecto a su edad.
En suma, Matías de 11 años tiene un nivel de desempeño en la escala de nivel intelectual muy descendido (solo en analogías obtiene un puntaje a nivel de la media). Presenta dificultades importantes a nivel escolar, manifestando inhibición, angustia y dificultadesmque produce un malestar aún mayor”.

 

Colegio privado

Cuando Matías estaba en sexto año en un colegio privado de la ciudad de Colonia del Sacramento sobre la devolución que tuvo decía que “varias han sido las intervenciones en cuanto al entorno familiar. Sus padres aún no han podido internalizar el diagnóstico de Matías. Desde el lugar de la fantasía dejan de visualizar la posibilidad de que Matias se cure”.
Y luego el docente con el aval del director del colegio, señaló que “presenta desde el año pasado en 5º año dificultades importanes en la adquisión del aprendizaje en cuanto a la geometria, divisiones, etc. No acepta sus limitaciones”.
En 6º que es el año que “cursa actualmente las dificultades han aumentado como es de esperar, también ha amentad su nivel de frustración. Quiere aprender pero los mecanismos de enseñanza habitual no son los que Matías necesita”.

 

Los motivos de la expulsión

Ya cursando el segundo año de Secundaria (hace solamente cuatro años atrás, y vale la aclaración que Matías cuando ingresó al Colegio San Gabriel repitió el año que estaba cursando cuando fue expulsado del otro colegio), Matías fue expulsado del colegio privado al que concurría. Son varias las afirmaciones de los docentes del centro, pero EL ECO sólo extrae las siguientes:
“Con sus pares se relaciona en la medida de sus posibilidades. Necesita salir y entrar del salón constantemente cuando algo lo agobia o molesta.

En el patio no interactúa con nadie.
Camina en línea recta, se sumerge en su mundo. Este mecanismo termina cuando suena la campana.
Se les pidió a los padres que repensaran la posibilidad de no concurrir doble turno ya que se frustra demasiado y realmente se le hace hace largo de sobrellevar.

Asiste doble turno.
También se le planteó la idea de ir manejando el futuro de Matías en cuanto a lo académico. Sus padres quieren que estudie en el liceo. Se ingtenta trabajar sobre esto poniendo bastante resistencia.

 

“No son padres reflexivos”

Ante todo ello, fue en el año 2014 que, con la firma de la psicóloga, un colegio coloniense expulsó a Matías con esta misiva final: “los docentes han manifestado no poder manejar la situación con el joven y no sentirse preparados para trabajar con él. Más allá de que se ha conversado sobre algunas pautas (…), afirman que es casi imposible llevar la clase adelante.
La institución solicita a la familia de (…) que su médico tratante certifique que Matías no es un riesgo para sí mismo ni para los demás,.
De lo contrario no volverá a la institución”.

  • Matías y su sueño de viajar a Japón. "Definitivamente tengo que ir"

  • Matías en su casa en El General con su mamá tomando mate

- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -

ÚLTIMAS NOTICIAS

CULTURA3 horas atrás

Las Llamadas serán el 4 de febrero en Colonia del Sacramento con grupos del departamento

Tras un primer intento de no realizar las Llamadas, la intendencia “escuchó la voluntad de las comparsas y el interés...

SOCIEDAD3 horas atrás

Por disconformidad con el consejo nacional renunció la Cruz Roja, filial Palmira

La filial palmirense de Cruz Roja Uruguaya cerró sus puertas tras la renuncia y desafiliación de todos sus voluntarios activos....

NECROLÓGICAS4 horas atrás

Necrológicas – Diciembre 2022

† BRENDA MARTÍNEZ MALDONADO Q.E.P.D. Falleció en la Paz del Señor el 7 de diciembre de 2022, en  Carmelo Sus...

SOCIEDAD4 horas atrás

Vuelve la mascarilla ante aumento de casos de Covid 19.

Resolución N° 720/022 Obligatoriedad de mascarilla 09/06/2022 La Dirección General de la Salud resuelve: Modifícase el ANEXO I de la...

POLÍTICA16 horas atrás

Declaración de periodistas de Perú: “Necesitamos cautelar orden constitucional y Estado de Derecho”

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú – ANP, en estas horas claves para la historia del país, expresa su...

POLÍTICA16 horas atrás

Destituyeron al presidente de Perú y asumió la vicepresidenta Dina Boluarte

En medio de una profunda crisis institucional, el congreso por 101 votos, en 130, dispuso la destitución del presidente Pedro...

SERVICIOS23 horas atrás

El MSP alerta sobre información falsa referida al Covid

El Ministerio de Salud pública (MSP), mediante comunicado, hace saber a la población que “la información que está circulando a...

CULTURA1 día atrás

Para lograr huir sacrifica hasta la cola

Coendu (Conservación de Especies Nativas del Uruguay) esta semana nos habla de la lagartija verde, que en ocasiones vemos pasar,...

Sin categoría1 día atrás

Lanzamiento oficial de la marca “Museo de Colonia” continuando en el olvido el de Nueva Palmira

Este viernes 9 de diciembre desde las 19 horas en todo el país tendrá lugar la 17.ª edición de "Museos...

SOCIEDAD1 día atrás

Cada ocho días se suicida una persona en el departamento

Al 30 de noviembre de 2022, se habían registrado “39 suicidios en el departamento de Colonia. Así logró saber EL...

MÁS LEÍDAS