Conéctese con Nosotros

SOCIEDAD

Gobierno de Battle Berres vigilaba comunistas en Carmelo

Publicado

el

Desde esos años, el Ministerio de Defensa tenía montada una estructura de espionaje a civiles.

Los militares vigilaron a los uruguayos desde mucho antes de la dictadura militar. Saben qué hacemos, a dónde vamos, con quién hablamos y con quiénes nos reunimos. Saben lo que votamos, quienes son nuestros enemigos y dónde trabajamos.

Lo hicieron durante los viejos gobiernos colorados y blancos; lo hicieron durante la dictadura; y durante los gobiernos colorados y blancos de la etapa democrática actual.

Nos miran, anotan qué cosas hacemos y las guardan en grandes carpetas en lugares desconocidos.

La ex ministra Azucena Berrutti fue la única, hasta ahora, que tuvo el coraje cívico para abrir al conocimiento público, la primera puerta que echó luz sobre uno de los lugares donde los militares escondían sus secretos.

Un error de los militares, estampado en sus fichas de registro, permitió conocer que el Estado realizaba el seguimiento de ciudadanos uruguayos mucho antes de la dictadura militar. La confusión con nombres y apellidos de quienes recopilan la información, permitió conocer que los militares hacían espionaje en democracia mucho antes del golpe cívico-militar.

EL ECO confirmó en estos días que Sanguinetti o mintió, o nunca supo (algo difícil de creer) la existencia de un control estricto de los militares sobre muchos ciudadanos uruguayos. Lo que seguramente el ex presidente no pudo no saber, es que desde antes de la dictadura, desde mucho antes, los militares vigilaban a los ciudadanos.

El ex presidente Julio María Sanguinetti dijo, en el Parlamento, que los casos de espionajes en democracia eran aislados y “no involucraron en ningún caso órdenes de la Presidencia”.

EL ECO confirmó que la vigilancia no fue aislada, y que involucra a los organismos del Estado, especialmente el Ministerio de Defensa.

El colorado Batlle Berres

En 1948, el gobierno del Partido Colorado de Luis Batlle Berres, ejercía un control sobre algunos ciudadanos “peligrosos” a través de la inteligencia militar. En ese año, un ciudadano de Carmelo era vigilado por los militares, por su pertenencia al Partido Comunista.

El documento, que EL ECO obtuvo en forma exclusiva, remite a la vigilancia que el entonces gobierno colorado realizaba sobre algunos ciudadanos.

Allí se revela que la inteligencia militar vigilaba ciudadanos desde la década del 40, y que luego se extendió a la dictadura y los años posteriores a la democracia de colorados y blancos.

La pregunta que surge ahora es si, ¿durante los presentes gobiernos frenteamplistas, también los servicios de inteligencia siguieron operando?. Y en nuestros días, ¿hay ciudadanos vigilados por algún organismo militar?

¿Conoce el gobierno frenteamplista si los militares extendieron esta costumbre hasta sus mandatos?

El pasado reciente

El 27 de julio de 2017 ocurrió algo que sacudió la estructura de nuestra democracia y le dio un cachetazo de transparencia.

Ese día, el semanario Brecha hizo públicos más de catorce mil archivos de inteligencia militar sobre espionaje en democracia.

Se trata del conocido “archivo Berrutti” oculto hasta el año 2007 cuando fue hallado en la Escuela de Inteligencia del Ejército, mientras la ministra Azucena Berrutti recorría las instalaciones. En un momento de su recorrida, Berrutti se encontró con una puerta desconocida que estaba cerrada y de la que, aparentemente, no había llave.

Fue así que la hizo abrir y allí estaban, guardados y ordenados, miles de documentos sobre el control que los militares hacían sobre los ciudadanos civiles.

En aplicación de un criterio de democracia informativa y de transparencia, Brecha puso “a disposición la posibilidad de consultar más de 14 mil archivos de inteligencia militar sobre espionaje en democracia, una parte ínfima del archivo Berrutti, oculto hasta 2007 cuando fue hallado en la Escuela de Inteligencia del Ejército y actualmente de acceso restringido”.

Los documentos pueden consultarse en https://brecha.com.uy/documentos-espionaje-militar-democracia/

El arrepentido

Durante el invierno del año pasado, un militar que formó parte de los cuadros de la inteligencia castrense, reconoció el espionaje institucional en democracia. Si bien no lo dijo en esos términos, el contralmirante Óscar Otero admitió, en la comisión investigadora de Diputados, que la recopilación de información sobre partidos políticos y organizaciones sociales era una “costumbre” que se arrastraba desde la época de la dictadura.

El tema se investiga en la Comisión de la Cámara de diputados que investiga el espionaje militar a partir de 1985.

Este año, la ex integrante del Poder Judicial, Mirtha Guianze contó al portal Ecos que en 1996, el presidente de ese momento Julio María Sanguinetti, puso un palo en la rueda de su carrera judicial “basado en una serie de informes realizado en esa época por la inteligencia militar”.

Se trata de la primera posible víctima de las actividades de espionaje clandestino en democracia, en ratificar su existencia ante la Comisión Investigadora que, en Diputados, analiza el tema en relación al denominado “Archivo Castiglioni”.

Fueron 65 cajas las encontradas en la casa del ex marino fallecido, durante una investigación judicial sobre la muerte del escribano Fernando Miranda, padre del actual Presidente del Frente Amplio, secuestrado y asesinado durante la dictadura. Esos documentos todavía son reservados.

Las dos corrientes

En el Frente Amplio confluyen dos corrientes mayoritarias en torno a la idea de echar luz sobre el pasado reciente. Por un lado quienes sostienen que todos los documentos vinculados a la dictadura deben ser de análisis público, y quienes sostienen que dicho análisis debe realizarse en forma reservada, porque conocer alguno de aquellos hechos, hoy, podría comprometer a muchas figuras públicas de la izquierda que actualmente están en el gobierno.

El comunista de Carmelo

El Archivo General de la Nación guarda la información rescatada en los archivos Berrutti, y cualquier uruguayo tiene la posibilidad de ir a buscar la información que los militares juntaron sobre él, especialmente en tiempos de dictadura.

Hace poco tiempo, un carmelitano fue a pedir la información que los militares tenían sobre él, ya que había sido detenido en 1972. Así que se fue hasta la calle Convención donde funciona el Archivo General de la Nación, mostró sus documentos y pidió la información que el Estado tenía sobre él.

Cuando recibió las cinco carillas con el sello del Ministerio de Defensa Nacional, no lo podía creer: se habían equivocado de nombre y en lugar de su legajo, le trajeron el de su padre,  Mario Eusebio Mazzeo Roca.

Bajo la Ficha número 0736, confeccionada en agosto de 1948 se encontraba un prolijo registro de quien fuera funcionario de la Dirección de Vialidad y Gerente de la Liga Carmelitana de Fútbol, Mario Mazzeo.

Mario fue un conocido carmelitano, poseedor de una memoria envidiable, no había dato de fútbol que no conociera, y escribió como Juan Mundial durante muchísimos años columnas deportivas en el viejo El Municipio a cargo de Siles Ferrari, y más tarde en EL ECO.

Los datos

Mazzeo era militante del Partido Comunista del Uruguay. Fue comunista durante todas su vida pero jamás tuvo un cargo de relevancia dentro de la organización que justificara su seguimiento. Sin embargo, era vigilado. El 13 de agosto de 1948 el militar que lo seguía, proveniente del Batallón No.4 de Colonia comienza la ficha de Mazzeo escribiendo “ha hecho manifestaciones de que es comunista y defiende esa ideología”.

Con el mismo origen del Batallón de Colonia, la información del 19 de Julio de 1956 señala que Mazzeo “es uno de los dirigentes del Comité de Defensa de los Intereses Populares, creado recientemente en Carmelo, siendo uno de los cometidos de este comité, el de lograr el abaratamiento de la leche en el Departamento de Colonia”.

Ese mismo mes los militares apuntan que Mazzeo “firma como vendedor del Departamento de Ventas de la Editorial Pueblos Unidos (NdeR: editorial del Partido Comunista), la factura correspondiente al mes de febrero de 1956 en donde detalla la venta de ese mes, nombres y apellidos de los compradores y las mercaderías adquiridas…”.

Al año siguiente, los militares anotan que Mazzeo “en representación del Partido Comunista local firma el contrato suscrito entre este partido político y CW 50 Radio Carmelo, por medio del cual se concede espacio radial al PC, los días sábados”.

El seguimiento se profundiza en los años duros. En el 65 es “sindicado como elemento comunista de la ciudad de Carmelo”.

Su hijo, quién fue a buscar los datos al Archivo porque fue detenido en julio de 1972, es detenido en el mismo Batallón de donde salían los militares que seguían los pasos de su padre.

Mario Mazzeo Rocca nunca tuvo vínculos con el MLN y nunca estuvo detenido. Sin embargo, los militares mezclaron los legajos de padre e hijo y así se pudo conocer el espionaje que ya hacían los militares desde décadas atrás.

¿Se sigue haciendo?

Hemos dejado claramente establecido por los documentos publicados que la inteligencia militar funcionó en Uruguay desde mucho antes de la dictadura militar. La vigilancia a ciudadanos comunes es entonces un hecho constatado por nosotros.

La calidad de nuestra democracia se mide también en base al funcionamiento de estos aparatos clandestinos en el Estado, aparatos clandestinos que también pagamos todos los uruguayos.

Todo indica que, sepan o no los presidentes de turno, desde la guerra fría (fin de la Segunda Guerra mundial) hasta acá funciona un aparato de inteligencia militar que se dedica a registrar minuciosamente la vida de los uruguayos. Nadie sabe por qué razón pudimos haber sido espiados, qué información tienen de nosotros y qué fin le dieron durante años.

Ahora la pregunta es si desde 2005 hacia acá, durante los gobiernos de izquierda, este aparato de inteligencia siguió funcionando y, es más, si aún funciona en nuestros días.

Estamos siendo espiados y queremos saber quiénes nos espían, por qué lo hacen, cómo deciden quien es el que será vigilado, qué información privada poseen sobre nuestra vida. Estas y muchas preguntas, al menos desde 1948, permanecen sin responder.

Contexto

Con un marco político y social adecuado, el espionaje de la época nacía en el corazón de un sistema que mostraba una necrosis imposible de frenar. Dedicada especialmente a la historia nacional, la Profesora de Historia, María Frache, explicó a EL ECO el panorama de la época: “la primera aplicación de las medidas prontas de seguridad, recurso que habilita al poder Ejecutivo a suspender garantías individuales para preservar el orden interno, se llevó a cabo durante el período historiográficamente denominado ‘neobatllismo’, en su decadencia, durante la crisis de mediados de 1950. Era el Gobierno del segundo colegiado colorado de mayoría batllista. La crisis se instalaba debido a una coyuntura desfavorable, marcada por el fin de la guerra de Corea y la muerte de Stalin en la URSS. EEUU había volcado sus intereses en América Latina y los términos de intercambio se habían deteriorado”.

Todo indicaba una inminente rotación de los partidos políticos en el poder, explica “que se produce en las elecciones de 1958 con el triunfo de la fórmula Herrera- Nardone. El Poder Ejecutivo era duramente criticado, había desempleo, cierre de industrias. El neobatllismo llegaba a su fin y golpeaba las puertas el liberalismo económico cuya bandera fue traída a América Latina de la mano del Fondo Monetario Internacional”.

 

- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -
- P U B L I C I D A D -

ÚLTIMAS NOTICIAS

DEPORTE50 min atrás

Otra explicación de por qué el arco de Rochet es imbatible

En la tardecita noche de este martes Nacional juega ante Unión por la Copa Sudamericana. Si logra la clasificación mucho...

SOCIEDAD3 horas atrás

Se integró comisión pro Salas Velatorias del Pueblo de Nueva Palmira

A pesar del frío y la lluvia, el pasado 1 de julio se realizó la asamblea para integrar la comisión...

DEPORTE6 horas atrás

El fútbol palmirense está en el atolladero: “No vendrán jueces de ningún lado”

“Nosotros sentimos que fuimos despedidos por la Liga, porque cinco clubes no nos quieren más”, dijo a EL ECO el...

SOCIEDAD8 horas atrás

Mujica y Topolansky en  homenaje a militantes colonienses fallecidos

El Movimiento de Participación Popular (MPP) de Colonia, sector integrante del Frente Amplio, realizó un homenaje a los militantes fallecidos...

SOCIEDAD8 horas atrás

Cuánto consumen los uruguayos que no prefieren el agua

Las bebidas con y sin alcohol van experimentando suba de precios en cuenta gotas (entre 5 y 10 pesos), en...

SOCIEDAD9 horas atrás

Comisión de apoyo de Hospital Maciel firma convenio con Fundación Ricaldoni para mejorar gestión de equipamiento biomédico.

La Comisión de Apoyo del Hospital Maciel (CAHM) y la Fundación Julio Ricaldoni (FJR) de Facultad de Ingeniería de la...

SOCIEDAD11 horas atrás

Derogación de Ley de Medios termina reviviendo leyes de la dictadura señala director de Observacom. Ver el vídeo.

El director del observatorio de medios Observacom dijo a EL ECO que el Poder Ejecutivo elimina mas de 200 artículos...

CULTURA11 horas atrás

Convocatoria a artistas plásticos: Bases para el festival internacional

Se abrieron las inscripciones a los artistas plásticos que deseen participar en la Bienal Colonia, el fallo del jurado se...

CULTURA12 horas atrás

La Escuela del Hogar nos enseña a preparar masa de hojaldre y hacer un riquísimo pastel de queso

La Escuela del Hogar, bajo la dirección de la profesora Susana Coscia, nos invita a preparar pastel de queso: Ingredientes...

CULTURA12 horas atrás

Actores de la educación manifiestan estar inquietos por los cambios educativos

La docente en Consejo de Educación Secundaria, Silvia Cofone, sostuvo que hay “preocupación” en el ámbito educacional, porque no se...

MÁS LEÍDAS